lunes, 31 de marzo de 2014

5 Etapa: Costa del Sol-Barbate.

Pronto salimos hacia el Peñón, la idea era visitarlo, pero las colas eran tan grandes, que pasamos de perder una mañana para eso, así que continuamos rumbo a Cádiz.


Me sorprendió lo verde del paisaje, no pensé que el Sur de España era así.


Un viaje tranquilo, con muchas paradas para estirar las piernas.


Y llegamos a Tarifa.


Otro sitio nuevo, entrando en el castillo para conocer Tarifa mucho mejor.


Pasamos por un sitio increíble muy cerca de Tarifa, en Bolonia, unas ruinas romanas pegadas a la costa, muy cuidadas, limpias y muy recomendable.


Todo el paisaje estaba así de verde, hicimos algo de la ruta de los pueblos blancos, muy bonito Vejer de la Frontera.


Y pasamos la tarde en Záhara de los atunes, unas playas increíbles, esta es la de los alemanes.


Una playa mágica para pasear y disfrutar de una puesta de sol.


Y llegamos a Barbate, un sitio muy tranquilo para dormir junto a la playa.
Otros 250 kilómetros recorridos costeando la Península sin ningún problema con la t1.


sábado, 29 de marzo de 2014

viernes, 28 de marzo de 2014

4 Etapa: Torre del Mar- Costa del Sol.

Despertarse a la orilla de la playa, te permite disfrutar de imágenes del día a día de la población local, por ejemplo estos pescadores que se preparaban para salir a faenar.


Viajando así, te permite disfrutar de amanecer como este.


Y después de un desayuno andaluz a base de pan con jamón y tomate, nos ponemos en marcha para continuar por la carretera de la costa.


El Toro se quería subir en la t1.


Un poco de ayuda en la conducción, siempre es de agradecer.


Después de unos cuantos kilómetros ya casi sin problemas de pérdida de aceite, llegamos a Málaga, no la conocía y me sorprendió gratamente, aquí paseando por la calle Larios.


Vistas de la Ciudad desde un Castillo.


Así pudimos poner nuestra tercera pegatina de la siguiente Capital visitada con la t1.


Ya por la tarde, después de visitar Málaga, seguimos nuestra ruta hasta llegar a Marbella, allí encontré una escultura en mi honor.


Otro lugar increíble.


Y después de continuar por la costa, ya entrada la noche, buscamos un camping donde poder descansar para continuar nuestra Aventura.


jueves, 27 de marzo de 2014

3ª Etapa: Granada-Motril-Torre del Mar

Lunes por la mañana, conseguimos un taller Volkswagen que nos podría mirar la t1 el miércoles, eso implicaría quedarse toda la semana en Granada, no nos convencía mucho la idea.
Por medio de un amigo, conseguimos otro taller que lo podría mirar el mismo lunes, pero no la terminaría hasta el miércoles o jueves, por lo tanto seguíamos igual.
Como ninguna opción nos gustaba decidimos seguir el consejo de Santi y poner un tapa fugas en el aceite y continuar la ruta.
Así llegamos a Motril.


El remedió funcionó, la pérdida de aceite se convirtió en un litro cada 150 kilómetros, así al llegar a Motril, pillamos toda la carretera de la costa pudiendo así disfrutar de un paisaje increíble.
Después de descansar en Motril, llegamos a Almuñecar.


Continuamos bordeando la costa, con algunas paradas para disfrutar del Paisaje.


Este tramo del viaje fue mucho más bonito ya que dejamos la autovía y nos dedicamos a ir por la carretera de la costa, eso también ayudó a bajar la pérdida de aceite del motor ya que circulamos a menos revoluciones.


Ya quedaba menos para terminar la etapa prevista y llegar a Málaga.


Así era todo el camino de la costa.


Parábamos en todos los pueblos costeros, nos encantó Nejar.


Visitamos las famosas cuevas de Nejar, me perecieron impresionantes, luego una parada junto al famoso barco de la serie Verano Azul, el barco de Chanquete.


Llegamos a Torre del Mar, nos gustó tanto que decidimos dormir junto a la playa y dejar la parada en Málaga para el día siguiente, ya habíamos recorrido 150 kilómetros y paramos a descansar y coger fuerzas para el próximo día.


miércoles, 26 de marzo de 2014

martes, 25 de marzo de 2014

2ª Etapa, Sevilla-Granada.

A media tarde salíamos de Sevilla con mucho optimismo y ganas de llegar a Granada.
Antes de salir revisamos el nivel de aceite, faltaba un litro, llenamos aceite y empezamos nuestra ruta, antes de llevar 40 kilómetros recorridos, se vuelve a encender la luz del aceite, paramos rápidamente en el arcén de la autovía, (Chiquito peligro) y le volvía a faltar más de un litro de aceite, la cosa no pintaba nada bien.


Comenzamos a parar cada 30 kilómetros, siempre que parábamos el motor, dejábamos un charco de aceite, que pobre del que lo pisara, las manchas de aceite llegaban hasta el cristal trasero, pero el motor nunca llegó a calentarse.


La verdad es que no recuerdo el tiempo que tardamos en hacer esos 260 kilómetros, se nos hicieron eternos, evidentemente la noche nos pilló en mitad de camino, llegué a la conclusión de que el retén del cigüeñal a pesar de ser nuevo, estaba roto y al calentarse el aceite, lo perdía por todos lados, hasta llegué a pensar en anular el viaje y quedarnos los 10 días en Sevilla, pero bajamos la velocidad y a 60 kilómetros por hora, parando cada 30 a revisar el nivel y poner siempre un litro, y vigilar por el retrovisor a todos los coches que se nos acercaban a gran velocidad, con miedo a que nos empotrasen, y parando el motor en todas las bajadas, a las 23:00 horas llegamos a Granada, a la estación de trenes y allí mismo pasamos la noche.


Así empezamos el domingo, poco se podía hacer con la furgoneta un domingo, así que después de caer rotos por el cansancio la noche anterior, nos dedicamos a visitar Granada.


Subir a la Alhambra, perderse por el Albahicín y Sacromonte, tapear por el paseo de los Tristes, el que no ha visto Granada, no ha visto naaaa.


Lo de las tapas en Granada merece un capítulo aparte, un simple ejemplo.


Una ciudad mágica para perderse y olvidarse de todo.


Como es lógico suponer, la comida, merienda y cena de ese día, consistió en cañas y tapas, otro día de sol increíble que nos hizo olvidarnos del estado en el que dejamos la t1.


Muchos sitios mágicos por descubrir.


Lo importante es que con muchos apuros, con un viaje inolvidable y con muchas dudas sobre el funcionamiento de la furgo, completamos la segunda etapa del viaje según lo previsto.


Ya por la tarde, y ante las dudas de poder seguir con nuestro viaje, decidimos pasar la noche en un camping de Granada para el lunes por la mañana buscar una solución al motor de la t1.


Y conseguimos el recuerdo de la segunda etapa.


Gastamos 6 litros de aceite en esa etapa.

lunes, 24 de marzo de 2014

1ª Etapa Huelva-Sevilla

Ya estamos de regreso de un viaje con el que siempre había soñado, recorrer parte de la Península con la t1.
Muchos pensaban que era una locura realizar tantos kilómetros con un coche tan viejo, sin conocer ningún taller y sin poder contar con una ayuda ante cualquier imprevisto, pero todo eso forma parte de la Aventura de este viaje.
El jueves 13 de marzo a las 6:00 horas partía el barco Volcán del Teide con rumbo a Huelva y allí estábamos nosotros con la t1.


El cuenta kilómetros marcaba 43.460 antes de comenzar nuestro Viaje.


Nos quedaban 38 horas de viaje en barco, Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote, Huelva.
Gracias a la página de facebook "Locos por la Volkswagen California-Canarias" y a "Naviera Armas" que nos dieron la oportunidad de realizar este viaje por ganar un concurso que ellos realizaron.
El premio consistía en un viaje para 2 personas y coche, ida y vuelta a Huelva en  camarote.


Un viaje muy ameno y con la comodidad del camarote, casi ni nos enteramos de esas 38 horas.


Pudimos disfrutar de unas puestas de sol espectaculares en medio del Océano Atlántico.


Llegamos a Huelva el viernes a las 21:00 horas, después nos tocó esperar una hora la cola de coches para pasar la aduana de la Guardia Civil, afortunadamente no nos pararon, seguro que al ver la furgoneta nos dieron por locos y no por traficantes.
Nada mas llegar, cogimos rumbo a Sevilla, habíamos quedado con unos amigos por la noche y nos metimos 100 kilómetros del tirón a paso de t1, al llegar a Sevilla empezó a encenderse la luz del aceite, pensé que había bajado un poco el nivel o que se había calentado un poco y aparcamos sin darle mayor importancia.
Primera etapa finalizada sin mayor problema.


Dejamos la t1 aparcada en una calle principal y salimos en busca de nuestros amigos.


Después de tomar algo, ver Sevilla de noche y pasar un buen rato, decidimos que donde mismo habíamos aparcado, nos quedamos a dormir.


La verdad es que la furgoneta llamó mucha la atención esa noche, el tráfico no paró en toda la noche y un poco el miedo de estar en un lugar desconocido, no nos dejaron descansar todo lo que deberíamos.
El sábado lo dejamos entero para pasear por Sevilla, nos encontramos esta bonita bici antigua.


Nos encantó Sevilla, subimos a la Giralda, vimos la Catedral, su barrio antiguo, paseamos por sus calles y disfrutamos de un bonito día.


En cualquier esquina encontramos bonitas imágenes de la vida en Sevilla.


En Sevilla compramos una pegatina para dejar bien visible en nuestra furgo los viajes realizados.


Ya por la tarde decidimos continuar con nuestro viaje y realizar la segunda etapa, Sevilla-Granada por el centro, unos 260 kilómetros.
Etapa que en principio parecía que haríamos sin ningún problema y que llegaríamos a Granada antes de anochecer, se convirtió en una pesadilla, pero eso ya forma parte del siguiente capítulo.
Nuestra Furgo antes de salir de Sevilla, no le quedaba nada a la pobre...