viernes, 22 de junio de 2012

Buggy HISPANO-ALEMÁN (1968 - 1979).

Tras unos años de estancia en Canadá, donde completó sus estudios, el alemán, Werner Bernhard Heiderich (1935-2008), más conocido como Ben Heiderich, se instaló en España a principios de los años 1960.
Heiderich, convencido de que en España existía demanda de automóviles por parte de los militares estadounidenses establecidos en la península, se instaló inicialmente en la ciudad de Zaragoza con el objetivo de vender automóviles.


Algún tiempo más tarde se instaló en la Avenida del Generalísimo nº 38 de Madrid donde abriría un negocio de venta de coches nuevos y usados llamado “International Motors”, en donde además de mantener a sus adictos clientes, los militares extranjeros, también atendía las demandas de turistas residentes y diplomáticos, personas que podían obtener licencias de importación con facilidad.



A finales de los años 1960, Heiderich decidió dar un paso más, y comercializar automóviles bajo su propia marca: Hispano Alemán. A finales de los años 1960 aparecieron los primeros automóviles fabricados bajo la marca “Hispano Alemán”. Se trataba de vehículos tipo Buggy, realizados a partir de viejos Volskwagen Escarabajos ya matriculados. Sobre el chasis del coche alemán se construían y montaban unas carrocerías de fibra de vidrio.


Se construyeron alrededor de una docena de ejemplares. Los niveles de acabado eran variados, incluso podían estar equipados con motores Porsche (el Rey Juan Carlos I tenía uno en su residencia de Mallorca). Para el desarrollo de ese proyecto, Heiderich contó con la colaboración de Javier García Peralta, un ingeniero industrial, responsable de la Cátedra de Automóviles de la Escuela de Ingenieros Industriales de Madrid. Javier García Peralta había conocido a Heiderich años atrás y había forjando una profunda amistad, incluso le había acompañado como copiloto en varias competiciones automovilísticas. Javier Garcia Peralta se convirtió en socio de Ben Heiderich, aportando sus conocimientos técnicos, no solo para los coches tipo Buggy, sino también para futuros proyectos.


Solo 12 unidades fabricadas, matriculadas y homologadas en España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada